martes, 15 de febrero de 2011

¿Maternés?

Jazmine tiene casi 4 años, la he visto nacer, crecer, empezar a hablar, caminar, etc. A lo largo de estos años he sido testigo de cómo los adultos que la rodeamos nos comunicamos con ella y todo lo que decimos y hacemos para que nos llegue a comprender. Por otro lado, hace 5 meses nació su hermano, Stefano, y la comunicación con él, a pesar de las diferencias, es en términos generales muy parecida. Los adultos nos dedicamos a “hacerles la vida fácil” traduciéndoles lo que no entiendan del mundo de una manera particular. Sea lenguaje oral o verbal.
Así como en estos dos casos, muchos de nosotros cuando somos padres, tíos, abuelos, etc. tendemos a hablarle al pequeño(a) con un dejo muy peculiar. Usamos un tono especial, tratamos de ser cariñosos, dulces, y en varios casos abusamos de los diminutivos. Hacemos todo esto ya que los niños tienen mayor sensibilidad por las melodías, tonos y ritmos incluso cuando aún no tienen la capacidad de entender el significado de las palabras. Todo este lenguaje tiene un nombre: maternés, en inglés motherese. Esta es la forma de hablar o el discurso dirigido a los bebés, sobre todo a lactantes o niños de muy corta edad que muestra características especiales, típicas en las madres y/o mujeres en general.
Las características sobresalientes de este discurso son:
a. Tono alto, entonación exagerada, expresiones de afecto y habla lenta con modulación de voz.
b. Oraciones o frases cortas, repetición de palabras y redundancia en el significado para llegar a la comprensión.
c. Simplificación y el aumento de la repetición de la acción tomando en cuenta referencias a cosas y/o actividades cercanas.
d. Desarrollo del lenguaje corporal y gestual.

Si planteamos que todos los seres humanos nacemos con un dispositivo en nuestro cerebro donde se aloja el lenguaje y que es en el contexto social en el que nos desenvolvemos que desarrollamos una lengua particular, las piezas claves para obtener los primeros estímulos serán los padres o quienes se interrelacionen con el bebé los primeros años de vida. Son pues estas interrelaciones, sobre todo en la cultura occidental, las que se realizan con mayor frecuencia con las características del maternés ya que son estas personas quienes conviven y tienen muestras de afecto con el bebé.
Para poder apreciar con claridad este discurso especial se requiere de un contexto natural, que en una grabación premeditada difícilmente se encuentra pero aquí les comparto un video que encontré en el que se puede observar algunas de las características del maternés. ¿Las reconoces?


Aún queda mucho por resolver en el ámbito de la psicolingüística, pero lo relacionado al maternés poco a poco se sigue descubriendo.
Imagen: Guíadebebe

Aún queda mucho por resolver en el ámbito de la psicolingüística, pero lo relacionado al maternés poco a poco se sigue descubriendo.

2 comentarios:

Menlove Avenue dijo...

Soy filóloga y acabo de descubrir este blog. Me parece interesantísimo. Te sigo, por aquí y por facebook. Un saludo desde el otro lado del charco, desde Barcelona.

Lizbeth Alvarado Campos dijo...

Hola Menlove, gracias por tu comentario. Ahora me he mudado a http://algoritmolinguistico.com/. ¡Espero sigamos en contacto!